La comunicación

La necesidad de comunicarse, de transmitir un mensaje, ha estado presente desde el origen del universo hasta nuestros tiempos. Por esta razón ha evolucionado hasta convertirse en lo que es hoy, un complejo sistema con estructuras capaces de transmitir cualquier tipo de mensaje, buscando obtener una respuesta.

La comunicación según sea su objetivo puede ser básica o compleja, es por esto que personas, empresas o cualquier elemento que desea transmitir un mensaje, busca diferentes maneras de hacerlo, tratando de destacarse en un mundo donde miles de millones de millones de mensajes desean llegar de manera positiva a su receptor.

Situándonos en un ambiente organizacional o empresarial, es donde necesitamos evaluar cómo se está llevado a cabo este proceso, teniendo en cuenta los objetivos y recursos con los que se cuentan para ejecutar las acciones o estrategias planteadas por un grupo de profesionales o, realizar los ajustes necesarios para transmitir el mensaje de tal manera que logremos conseguir lo que queremos, una reacción positiva por parte de nuestro receptor, en este caso nuestro target group. Esto podría denominarse PECO, que desde mi punto de vista podría ser un Upgreat de un benchmarking orientado a mejorar los procesos de comunicación, tanto internos como de cara al nuestro cliente.

¿Pero quién se encarga de hacer todo esto? Si, el DIRCOM, un jugador dentro del ambiente organizacional que se vuelve más importante a medida que pasan los días y donde va quedando en evidencia la necesidad de mejorar evaluar, ejecutar y ajustar las estrategias de nuestros procesos de comunicación con el fin de lograr destacarnos en el “frenesí de comunicacional” de las empresas o marcas, interviniendo desde el punto de vista de la homogeneización del mensaje en temas contractuales y asignaciones presupuestales, pasando por el mix de medios hasta la intervención del concepto y desarrollo de las piezas graficas con las que se pretende comunicar el mensaje según el objetivo planteado de manera clara y efectiva.

Para finalizar, nuestros planes de acción necesitan contemplar la integralidad de las comunicaciones emitidas a nuestros emisores, donde necesitamos lograr que las estrategias de publicidad, marketing directo, promoción de ventas y los entornos digitales entreguen o comuniquen el mismo mensaje atreves de los diferentes canales para este fin con el objeto de transmitir características o cualidades de la marca como calidad, satisfacción, confianza y reputación, donde se convierte en un factor decisivo la capacidad de medición de estas variables para generar estrategias capaces de entender al target y maximizar los impactos positivos.

Carlos E. Galvis Montenegro.

Leave a Reply